A continuación, daremos una breve explicación del cultivo del viñedo de forma concisa, la cual es posible ampliar si lo desean con una visita a nuestras bodegas, donde se les explicará todo el proceso que llevamos a cabo desde el cultivo hasta la obtención de nuestros vinos, acompañado de una cata variada de nuestros vinos.

El sistema de cultivo del viñedo da lugar a un microclima a nivel de los órganos de la cepa, con unas constantes de temperatura, insolación e higrometría óptimas para la obtención de uvas capaces de alcanzar una maduración perfecta; factor fundamental de la calidad, con un mínimo de intervención humana.

Con carácter previo a la poda, se realiza una prepoda mecánica, con trituración de los sarmientos y su incorporación al suelo. Mediante esta operación, se consigue una aportación de unos 800-1.000 Kg. de materia orgánica por Ha., con un contenido en minerales y microelementos que suponen, como mínimo, el 10% y el 30% respectivamente, de las necesidades anuales de la vid. Por otra parte, los compuestos fenólicos que contienen los sarmientos, actúan como sustancias antibióticas, con lo que se consigue una reducción de la germinación de malas hierbas y hongos, además de los evidentes efectos positivos que tiene sobre la estructura física del suelo.

La fertilización del viñedo se realiza mediante la aportación de estiércol de ovino, procedente de la propia comarca.

La cantidad de agua utilizada para el riego de nuestros viñedos, oscila entre 0 y 200 l/m2, en función de las condiciones climatológicas de cada año. El sistema de riego pretende permitir a las plantas un desarrollo vegetativo suficiente para que las uvas alcancen un adecuado estado de maduración, paliando, pero sin eliminar por completo, el estrés hídrico y potenciando la existencia de un desarrollo radicular completo.

La bodega de envejecimiento se sitúa en el sótano de un antiguo molino de harina de estilo modernista, construido en 1928. Se ha readaptado el uso del edificio para acoger, además de la cava para envejecimiento, los almacenes de productos acabados y materias auxiliares, la sala de cata y tienda, así como una exposición de objetos y documentos, heredados por la familia Iranzo, a través de los cuales se puede observar la trayectoria familiar desde el s. XVII y, a través de ella, interpretar una parte de la historia de la comarca.

Cada una de las salas de nuestras bodegas será analizada de forma más extensa en las visitas guiadas, donde también serán informados del proceso de elaboración de nuestros vinos; el tratamiento de las uvas, el encubado, las fermentaciones llevadas a cabo y, finalmente, la crianza en barricas, en los casos que así lo requieren.

Volver a Bodegas Iranzo